Populations
Skip Navigation Links

We are experiencing phone problems as of September 15th please contact us by e-mail until the system is restored

Other contact information can be found on the NASP Staff page.

Sorry for any inconvenience.

Destrezas de estudio para apoyar el aprendizaje: Una guía para los padres

(Study Skills to Support Learning: A Guide for Parents)

Por Virginia Smith Harvey, PhD, NCSP
Universidad de Massachusetts, Boston

Mejorar las destrezas de estudio puede mejorar las calificaciones de las pruebas y las notas. Los estudiantes de todas las edades y habilidades, incluso aquellos con incapacidades, se benefician de mejores destrezas de estudio.

Los estudiantes que tienen buenas destrezas de estudio aprenden independientemente. Ellos aprenden cómo concentrarse en información importante, conectar la nueva información a la anteriormente aprendida, espaciar las sesiones de estudio a lo largo de diferentes días, y dedicar más de una sesión para aprender el material nuevo. Ellos aprenden cómo usar sus diferentes sentidos (vista, oído, escritura) cuando aprenden el material, revisan la tarea corregida y las pruebas, planifican estrategias de aprendizaje, llevan la cuenta de sus éxitos, y trabajan para mejorar su comprensión al leer y escuchar.

Para ayudar a los niños a mejorar sus destrezas de estudio, debemos primero desarrollar su motivación y entendimiento de que sus esfuerzos afectarán su éxito. Segundo, debemos desarrollar su habilidad de planificar y revisar lo que aprendieron. Tercero, debemos enseñarles estrategias de estudio para que puedan elegir el mejor enfoque a cada tema y estilo del maestro.

Motivar el aprendizaje

Ayude a los niños a entender que ellos tienen el control de su éxito académico. El éxito en la escuela no es simplemente suerte. Ni tampoco depende totalmente de su ayuda o de los buenos maestros. El éxito en la escuela es el resultado del estudio eficiente. Pida a sus niños que lleven la cuenta del tiempo que pasan estudiando y las notas resultantes. Anímelos a recordarse a sí mismos: "¡Puedo hacerlo si trato!". Y recuerde que su apoyo es una clave importante para que los estudiantes desarrollen técnicas efectivas e independientes de aprendizaje.

Ayude a los niños a entender que el aprendizaje es importante. Los niños necesitan ayuda para ver cómo la lectura, las matemáticas, las ciencias y los estudios sociales son importantes en sus vidas. Señale ejemplos de cómo lo que se enseña en la escuela nos ayuda a resolver problemas y disfrutar las actividades fuera de la escuela. Asegúrese de que sus niños sepan que usted piensa que aprender es importante.

Ayude a los niños a desarrollar metas y planes para estudiar. Una meta a largo plazo podría ser ir a la universidad o tener cierta carrera. Una meta a corto plazo podría ser obtener un porcentaje correcto de 80% en una prueba de matemáticas o ser capaz de leer un libro deseado. Recuerde a sus niños que las mejores metas se relacionan con el aprendizaje en vez de las calificaciones. Los niños aprenden esto mejor cuando usted, como padre, les proporciona este mensaje de manera consistente.

Ayude a los niños a reconocer que están disfrutando el aprendizaje. Aprender es una actividad natural. La mayoría de nosotros puede identificar un tema del cual nos gustaría saber más: la vida de personas famosas, un pasatiempo, deportes o temas académicos como computadoras o astronomía. Podemos ayudar a nuestros niños a relacionar el aprendizaje con su tema favorito o su trabajo escolar. A pesar de que pueden tener aversión a algunos de los ejercicios de práctica de sus tareas, los niños frecuentemente disfrutan los juegos relacionados, los proyectos y las actividades que los ayuden a usar lo que están aprendiendo. Cuando su niño le tenga aversión a algún tema o a una asignación en particular, ayúdelo a hacer esa actividad menos frustrante alternando media hora de estudio con media hora de su actividad favorita, o fijando una meta pequeña como completar cinco problemas de matemáticas y después tomarse un descanso.

Ayude a los niños a reducir la ansiedad con respecto al trabajo escolar. La ansiedad afecta a más de un tercio de todos los estudiantes y puede interferir significativamente con el aprendizaje y el éxito escolar. Las buenas destrezas de estudio ayudan a reducir la ansiedad. Recuerde que usted puede ayudar a su niño a reducir la ansiedad a través del ejercicio físico, la relajación, la respiración lenta, los pensamientos positivos o la meditación. Si su niño está preocupado de tener bajas notas o de no completar sus tareas, convérselo con él o ella, y si es necesario con sus maestros, para determinar si es el nivel de dificultad, la cantidad de trabajo u otros factores que le están causando estrés.

Ayudar a los niños a planificar

Ayude a los niños a planificar y repasar lo aprendido. A los niños que están en los últimos años de la escuela primaria y los que están en la secundaria, se les pueden enseñar estos cuatro pasos:

  • Comprometerse a un plan de estudios. Anotar dónde, cuándo y cómo estudiarán o terminarán una asignación para hacer en casa.
  • Después de estudiar, pídales que se formulen las siguientes preguntas: ¿Cómo sé que he estudiado lo suficiente? ¿Cómo reviso lo que estudié? ¿Cómo me mantengo motivado? ¿Cuánto tiempo planifiqué estudiar hoy día? ¿Cuánto tiempo realmente pasé estudiando? ¿Me siento preparado para la clase? ¿Me siento preparado para la prueba? ¿Qué nota espero sacar? ¿Seguí mi plan? ¿Cómo cambié mi plan? ¿Qué cambios en mi plan de estudios haré en el futuro?
  • Compare el plan de estudios y las respuestas a las preguntas anteriores con las calificaciones. Determine cuáles estrategias son las más y las menos exitosas.
  • Cambie el siguiente plan de estudios.

Provea una atmósfera conducente al aprendizaje. Terminar las tareas debe ser una experiencia positiva. En el hogar, pónganse usted y su niño o niña de acuerdo en una hora diaria de estudio silenciosa, que tome en consideración actividades, tareas en el hogar y programas de televisión favoritos después de cumplir con sus tareas. Debe también tomarse en consideración su habilidad de concentración en diferentes momentos del día: algunos niños trabajan mejor temprano en la mañana, otros después de la cena, y otros al llegar a casa después de la escuela. Idealmente, durante la hora de estudio la televisión y otras distracciones se deben apagar, las llamadas telefónicas se deben ignorar, y la familia entera debe estudiar, leer o terminar algún papeleo.

Fomente la colaboración entre el hogar y la escuela. Los maestros deben comunicarse con usted sobre problemas con las tareas, y usted debe estar disponible para ayudar con las tareas y la organización. Deje saber a los maestros cuando su niño o niña esté pasando tiempo excesivo en las tareas escolares, especialmente los estudiantes con incapacidades, para que las asignaciones se puedan modificar.

Ayude a los niños a encontrar fuentes adicionales de apoyo para las tareas escolares. Los estudiantes más jóvenes pueden participar en períodos de estudio supervisados en programas de guarderías después de las clases en la escuela. La mayoría de escuelas secundarias ofrecen ayuda después del día escolar proporcionada por maestros. Algunas veces un vecino u otro miembro de la familia pueden ayudar. Algunas comunidades tienen líneas de emergencia para las tareas escolares. Algunos estudiantes prefieren pedir ayuda al maestro antes o después de las clases, o por correo electrónico. Frecuentemente, es de ayuda a los niños tener amigos de estudio, amigos que se llaman por teléfono o se envían mutuamente mensajes electrónicos para resolver los problemas de las asignaciones. Los amigos de estudio y los grupos de estudio son en especial útiles para las matemáticas avanzadas y ciencias.

Ayude a los niños a determinar su mejor estilo de aprendizaje y la mejor ubicación para el estudio. Para muchos niños, la ubicación ideal para estudiar es un dormitorio sin bulla con un escritorio. A otros niños les parece difícil trabajar en un dormitorio debido a las tentaciones y distracciones, o porque se sienten solos y estudian mejor en una mesa de la cocina o en otro lugar. Otros niños prefieren estudiar en la biblioteca local.

Enseñar a los niños estrategias de estudio efectivas

Ayude a los niños a organizarse mejor. En su hogar, tenga un lugar especial para guardar los materiales escolares. Tenga los materiales a mano, incluyendo carpetas, cuadernos, papeles, lápices, lapiceros, libros de asignaciones, borradores, diccionarios, calculadoras, reglas, perforador, cinta adhesiva, pegamento, libros de referencia y programas importantes si se está usando una computadora. Anime a sus niños a mantener las áreas de estudio lo suficientemente ordenadas como para poder ubicar los materiales necesarios rápidamente.

Fomente el uso de un cuaderno de asignaciones para anotar todas las asignaciones diariamente y marcarlas cuando se hayan terminado. Su niño o niña debe también dividir las asignaciones a largo plazo en partes más pequeñas, y escribir cada parte en el cuaderno de asignaciones. Para muchos niños es también útil escribir otros compromisos en el cuaderno de asignaciones, incluyendo lecciones de música, deporte y trabajos.

Anime a su niño o niña a estimar cuánto tiempo le tomará completar cada asignación y planificar su horario de acuerdo con esto.

Ayude a los niños a mejorar sus destrezas de entendimiento. Compruebe el entendimiento de sus niños pidiéndoles que declaren lo que tienen que hacer en sus propias palabras. Pida a los niños más pequeños que encierren en un círculo las palabras de acción en oraciones que indiquen direcciones, y márquelas al terminar.

¿Parece su niño tener problemas de comprensión debido a defectos auditivos? La audición de algunos niños se verá afectada por resfríos, infecciones al oído o alergias. Si usted piensa que existen problemas auditivos, podría ser una buena idea consultar con el médico de su familia o hablar con la enfermera de la escuela sobre un examen auditivo.

Ayude a los niños a practicar sus destrezas de lectura asegurándose que pongan atención cuando usted les esté leyendo. Ayúdelos a conectar lo que están leyendo a sus propias vidas y proporcióneles ejemplos frecuentes. Use ayudas visuales. Por ejemplo, si están estudiando geografía, tenga mapas disponibles y use las ilustraciones de las revistas o periódicos. Ayúdelos a distinguir información importante de la no importante, y formule preguntas como: "¿Qué piensas que lo más importante que aprendiste sobre la Declaración de la Independencia?" Con frecuencia compruebe que ellos entienden lo que se les lee, formule preguntas y pídales que vuelvan a contar lo se les acaba de leer en sus propias palabras.

Ayude a los niños a mejorar sus destrezas de lectura. Anímelos a pre-leer una asignación. Para la no ficción, señale las indicaciones que no están en el texto del libro (título, autor, fecha de publicación, encabezamientos, ilustraciones, gráficos, tablas), y luego pídales que lean la introducción, el prefacio y la conclusión, y que examinen superficialmente el texto. Para los libros de ficción, pueden pre-leer, leyendo la cubierta de adelante, la cubierta de atrás, la introducción y examinar superficialmente la primera parte de la historia para familiarizarse con el marco, los personas y la trama.

Usted puede ayudar a su niño o niña con las asignaciones de lectura formulando las siguientes preguntas: "¿Cuál es la asignación? ¿Qué debo aprender? ¿Cuáles son las ideas principales?" Después de cada página o de cada sección de la asignación, marque "clicks" (entendimiento) y "clunks" (no entendimiento). Luego pida a su niño o niña que retrocedan y vuelvan a leer los "clunks" para corregirlos.

Cuando los niños tengan dificultad con una asignación de lectura, recuérdeles que deben leer más lentamente, volver a leer o buscar en el diccionario o enciclopedia los materiales desconocidos. Usted también puede usar su biblioteca pública o sitios en línea para hallar materiales sobre el mismo tema que podrían ser más fáciles de leer. Si usted no está seguro de que su niño o niña entiende lo que ha leído, pídale que describa un capítulo o historia ya leída y que explique las ilustraciones, gráficas y material de lectura. Si leer pareciera ser una lucha constante, comuníquese con el maestro de su niño o niña para averiguar qué fuentes de ayuda podrían estar disponibles en la escuela. Podría ser una buena idea emplear un servicio de tutoría.

Ayude a los niños a minimizar las distracciones cuando estén leyendo haciendo anotaciones, identificando las ideas generales y organizando los conceptos. Pueden escribir sus preguntas mientras leen o relacionan algo familiar al tema. Pueden predecir lo que vendrá después o visualizar el material (creando una película mental) o hacer líneas de tiempo u organigramas para llevar la cuenta de los sucesos. También deben programar descansos cortos.

Ayude a los niños a mejorar sus destrezas de matemáticas y ciencias. Anímelos a usar diariamente lo que aprendieron en matemáticas y en ciencias. Señale las actividades que requieren conocimientos de matemáticas y ciencias, como medir los ingredientes para cocinar o en reparaciones de la casa o para predecir los cambios de clima. Ayúdelos a entender por qué es útil un rápido recordatorio de datos matemáticos, como recibir el vuelto al comprar algo, estimar la cantidad o calcular el tiempo. Anímelos a revisar su tarea corregida de matemáticas y ciencias y verificar que se hayan entendido todos los errores. Hay muchos juegos y actividades disponibles que refuerzan las matemáticas y las ciencias que los niños aprenden en la escuela y proporcionan oportunidades para practicar las nuevas destrezas.

Ayude a los niños a mejorar sus destrezas para hacer reportes. Ayúdelos a hallar información usando libros, mapas, gráficas, periódicos, diccionarios, bibliotecas, Internet y otras herramientas de referencia. En la biblioteca pública, ayúdelos a aprender a usar el catálogo de la computadora y a ubicar los materiales. Anímelos a usar bosquejos de sus ideas generales o mapas para organizar el material antes de escribir, y a revisar sus primeros borradores con usted o con un compañero de clase. Fomente la verificación de las asignaciones después de ser terminadas para revisar su exactitud y su presentación. Ayude a su niño o niña a adquirir habilidad con el teclado de la computadora y a desarrollar sus destrezas con el procesador de palabras. Éstas incluyen editar, cortar y pegar, usar los verificadores de ortografía y gramática, usar diccionarios y enciclopedias electrónicos, y determinar cuáles de las sugerencias generadas por un corrector de palabras son correctas. Fomente la práctica a través de las escritura de cartas y cuentos.

Ayude a los niños a mejorar sus estrategias para rendir exámenes. Ayúdelos a usar buenas estrategias para rendir exámenes. Éstas incluyen dividir el material de estudio en partes, en vez de estudiar todo a último momento, descansar lo suficiente antes de una prueba importante, llegar al examen con todos los materiales que necesite, revisar las instrucciones y los ejemplos cuidadosamente, hojear todo el examen para ver lo que les espera, leer cada pregunta cuidadosamente, esbozando los puntos importantes que deben cubrir antes de responder una pregunta que implique una composición, tratar de responder todas las preguntas, escribir claramente y volver a revisar su trabajo.

Resumen

Recuerde, desarrollar temprano buenos hábitos de estudio le darán a su niño o niña una base fuerte para el éxito académico durante sus años escolares. Hay muchos enfoques simples que los padres pueden usar para ayudar a motivar a los niños, para ayudarlos a planificar y organizar su trabajo, y enseñarles estrategias específicas que mejorarán su rendimiento escolar.

Recursos

Dodge, J. (1994). The study skills handbook (Grades 4–8). Nueva York: Scholastic. ISBN: 0590495100.

Ernst, J. (1996). Middle school study skills. Westminster, CA: Materiales creados por maestros. ISBN: 155734194X.

Gold, M. (2003). Help for the struggling student: Readyto- use strategies and lessons to build attention, memory, and organizational skills. San Francisco: Jossey-Bass. ISBN: 078796588X.

Greene, L. J. (2002). Winning the study game: Learning how to succeed in school – consumable student edition. Minnetonka, MN: Peytral Publications. ISBN: 1890455474.

James, E., James, C., & Barkin, C. (1998). How to be school smart: Super study skills. Guildford, Surrey, UK: Beech Tree Books. ISBN: 0688161391.

Smethurst, W. (1997). Study power: Study skills to improve your learning and your grades. Newton Upper Falls, MD: Brookline Books. ISBN: 157129046X.

Sitios web

About Homework/Study Tips— http://homeworktips.about.com

Study Skills Topic Pages (para los estudiantes de K al grado 12)—www.how-to-study.com

University of St. Thomas, Study Skills and Strategies— www.iss.stthomas.edu/studyguides

Virginia Tech Study Skills Self Help(para estudiantes de secundaria y de la universidad)— www.ucc.vt.edu/stdysk/stdyhlp.html

Virginia Smith Harvey, PhD, NCSP, es Profesora Asociada y Directora del Departamento de Consejería Psicológica y Psicología Escolar en la Universidad de Massachusetts, Boston.