Populations
Skip Navigation Links

Aprendizaje de un segundo idioma: Información para los padres

(Second Language Acquisition: Information for Parents)

Por Diane K. Wilen, PhD, NCSP, y Barbara Díaz, EdD, NCSP
Escuelas públicas de Broward County (FL)

La población de niños que asisten a las escuelas de los EE.UU., que en el hogar hablan un idioma que no es el inglés, está creciendo. Estos estudiantes vienen de todo el mundo, pero también incluyen grandes números de niños que nacieron en los Estados Unidos. Estos niños tienen niveles diferentes de competencia en su idioma nativo y en inglés.

Los estudiantes que están aprendiendo inglés como segundo idioma en el marco de la escuela, frecuentemente se conocen como Estudiantes con Dominio Limitado del Inglés (Limited English Proficient – LEP, por sus siglas en inglés) o Aprendices del Idioma Inglés (English Language Learners – ELL, por sus siglas en inglés). La adquisición o aprendizaje de este segundo idioma es un proceso largo de desarrollo. Los estudiantes deben adquirir destrezas de atención, lenguaje, lectura y escritura, mientras que al mismo tiempo aprenden todas las demás asignaturas, como ciencias, estudios sociales y matemáticas.

Entendiendo mejor el aprendizaje de un segundo idioma, los padres pueden ayudar más a su niño o niña en el proceso de aprendizaje y adaptación.

Desarrollo del idioma

Adquirir destrezas en un segundo idioma. Generalmente el idioma original o nativo se aprende de manera natural. Pero aprender un segundo idioma para la escuela es más complejo. Generalmente los niños que aprenden el inglés como segundo idioma aprenderán primero lo que necesitan saber para comunicarse con sus amigos y compañeros de clase. Estas destrezas básicas de la comunicación se aprenden generalmente dentro de los dos primeros años de experiencia con el segundo idioma. Los niños aprenden a hablar con otros y comunicarles lo que necesitan o desean. Es fácil asumir equivocadamente que una vez que los niños pueden hablar inglés con sus amigos, pueden completar con éxito el trabajo escolar académico en inglés. Incluso los niños que hablan inglés sin acento y suenan como sus compañeros de habla inglesa, pueden haber sólo aprendido las destrezas sociales de comunicación. Sin embargo, un nivel más alto de destrezas del idioma inglés se requiere para el aprendizaje académico. Este nivel más alto de inglés generalmente toma más tiempo para aprender, especialmente para los niños que no han tenido educación escolar previa en su idioma nativo.

Aprender inglés versus problemas de aprendizaje. Algunas veces los niños que aprenden un segundo idioma se comportan o rinden de manera muy similar a los niños que tienen problemas de aprendizaje o incapacidades. Algunos de estos niños pueden haber tenido poca o ninguna educación escolar formal, o pueden haber tenido experiencias traumáticas anteriores, y pueden por lo tanto tener problemas de aprendizaje en la escuela. Los niños típicos que aprenden un segundo idioma frecuentemente cometen errores de pronunciación, gramática, vocabulario y de uso de palabras, y necesitan ayuda con el trabajo escolar en inglés. Además, mientras que tratan de adaptarse a una nueva cultura, los niños pueden tener dificultades de atención, pudieran parecer confusos, ansiosos y resistentes al cambio. El comportamiento de estos niños puede también reflejar las diferentes expectativas de su cultura nativa. Por ejemplo, podría haber distintos estándares para lo que es un comportamiento aceptable en su cultura nativa y en su segunda cultura. Es importante que los maestros y los padres tomen en consideración estos factores de fondo antes de referir o derivar a estos niños a servicios de educación especial.

Pérdida del idioma nativo. La pérdida de destrezas en el idioma nativo puede ocurrir debido a la falta de exposición continua a los conceptos más complejos de ese idioma y a la introducción de un segundo idioma antes de que el primero se desarrollara completamente. La pérdida del idioma nativo puede también ocurrir a pesar de que todavía se hable en el hogar, especialmente si no se usa en la escuela. Por ejemplo, los niños pequeños que aprenden inglés como segundo idioma pueden carecer de destrezas en inglés debido a la limitada exposición a ese idioma en el hogar, pero también podrían perder destrezas en su idioma nativo porque ya no reciben educación en ese idioma.

Conceptos erróneos. Frecuentemente hay conceptos erróneos sobre el proceso de aprendizaje de un segundo idioma. Un concepto erróneo es que cuanto más tiempo pasen los estudiantes enfrascados en el segundo idioma, más rápido lo aprenderán. Sin embargo, los niños que son diestros en su primer idioma tendrán más facilidad para desarrollar el segundo idioma. La calidad de la enseñanza, las oportunidades de practicar y la motivación pueden también afectar la rapidez de aprendizaje del segundo idioma. Otra suposición incorrecta es que las experiencias escolares de una cultura serán similares a las experiencias de la nueva cultura (EE.UU.). Sin embargo, el estilo de enseñanza, las expectativas de aprendizaje, las políticas con respecto a las calificaciones y promoción, y los estándares para la graduación pueden variar de sitio en sitio, especialmente de un país a otro.

Lo que pueden hacer los padres

  • Comuniquese con los profesionales pertinentes de la escuela sobre la historia de desarrollo, médica, familiar y escolar de su niño o niña. Los profesionales de la escuela pueden pedirle que responda preguntas específicas sobre el pasado de su niño o niña, su comportamiento en el hogar, o sobre su situación familiar. Información de fondo importante, incluyendo libretas de calificaciones, transcripciones y expedientes de sus anteriores escuelas, ayudará al personal de la escuela a identificar las necesidades educacionales de su niño o niña y hacer planes para satisfacerlas.
  • Es importante, en los Estados Unidos, que los padres participen activamente en la educación de sus niños. Esto podría implicar asistir a reuniones para discutir el progreso de su niño o niña, ofrecer sugerencias en la planificación del programa escolar, preguntar cómo puede ayudar en el hogar, ofrecer su tiempo como voluntario en la escuela y participar en la mejora de la escuela y en actividades consultivas. Colabore con la escuela de su niño o niña en la planificación de su programa educativo.
  • Pregunte sobre los programas escolares y las estrategias de enseñanza destinadas a satisfacer las necesidades de su niño o niña. Asegúrese de que su niño esté en realidad recibiendo los servicios para los que es elegible, como Inglés para Personas con Otro Idioma Materno (English for Speakers of Other Languages – ESOL, por sus siglas en inglés), Inglés como Segundo Idioma (English as a Second Language – ESL, por sus siglas en inglés), o programas bilingües.
  • Averigüe acerca de las evaluaciones que se usan para medir el progreso de su niño o niña, y los requerimientos de la escuela para promoción y graduación.
  • Asegúrese de que su niño o niña tenga acceso a un doble diccionario, en inglés y en su idioma nativo, tanto en el hogar como en la escuela.
  • Pida a la escuela de su niño o niña que le proporcionen información sobre el desarrollo y progreso de su niño o niña en el aprendizaje de su segundo idioma.
  • Si sus destrezas en inglés son limitadas, frecuentemente el personal bilingüe de la escuela o los intérpretes son buenas fuentes de ayuda en el proceso de comunicación entre el hogar y la escuela. Pregunte sobre cómo obtener estos servicios.
  • Continúe usando su idioma nativo cuando se comunique con su niño o niña. El ser competente en el primer idioma hace que sea más fácil aprender el segundo idioma.
  • Enseñe a su niño o niña las ventajas de ser bilingüe, incluyendo mayores oportunidades en el mercado de trabajo.
  • Muestre interés en el trabajo escolar de su niño o niña, y anímelo a compartir de manera regular información sobre su día escolar con usted.
  • Establezca un tiempo y lugar estructurado para que su niño o niña complete su tarea.
  • Lea y relate cuentos a su niño o niña comenzando desde muy pequeños. Una vez que su niño o niña empiece a leer, proporciónele los materiales apropiados para su nivel actual de lectura. Los libros están disponibles para tomar prestados en la escuela y las bibliotecas de la comunidad.
  • Separe un tiempo especial para pasar con su niño o niña realizando actividades no relacionadas con la escuela que él o ella disfrute. Este tipo de interacción positiva puede mejorar sus destrezas de comunicación, aumentar su autoestima y ayudarlo a usted y a su niño a conectarse aun más.
  • Proporcione apoyo y ánimo a su niño o niña para reducir la frustración y el estrés.
  • Infórmese, lo más que sea posible, acerca del proceso de aprender un segundo idioma y sobre los programas y recursos disponibles dentro del sistema escolar y la comunidad para apoyar el aprendizaje y la adaptación de su niño o niña.

Recursos

Zelasko, N., & Antunez, B. (2000). If your child learns in two languages: A parent’s guide for improving educational opportunities for children acquiring English as a second language [Online]. Disponible en inglés, español, chino, vietnamita y haitiano criollo en: www.ncela.gwu.edu/ncbepubs/parent/index.htm

Sitios web

Center for Applied Linguistics —www.cal.org
Proporciona recursos relacionados al aprendizaje de idiomas y temas culturales.

National Clearinghouse for English Language Acquisition and Language Instruction Educational Programs—www.ncela.gwu.edu
Proporciona una biblioteca en línea para la participación de los padres y la comunidad, recursos en español, e información sobre la alfabetización de los estudiantes lingüística y culturalmente diversos y sus familias.

Diane K. Wilen, PhD, NCSP y Barbara Díaz, EdD, NCSP, son psicólogas escolares bilingües en las Escuelas Públicas del Condado de Broward (FL). Tienen una amplia experiencia con las poblaciones escolares plurilingües.