Populations
Skip Navigation Links

Seguridad en el ómnibus escolar: Consejos para padres

(School Bus Safety: Tips for Parents)

Por Henry J. Srednicki, PhD
Escuela Primaria McKenzie (NJ)

El transporte escolar es el sistema de transporte público más grande de los Estados Unidos, con aproximadamente 10 mil millones de viajes de estudiantes proporcionados por flotas de ómnibus escolares y vehículos escolares cada año. La mayoría de nosotros puede recordar por lo menos un incidente en el cual un estudiante haya salido perjudicado en algún accidente que se pudo evitar y que ocurrió mientras viajaba en un ómnibus escolar o caminaba hacia él.

De acuerdo a la Administración Nacional de Seguridad de Tráfico en Carreteras, a pesar de que muy pocos pasajeros estudiantes mueren cada año mientras viajan en el ómnibus escolar (el promedio nacional por año es de menos de 10 durante la década pasada de acuerdo a los datos disponibles hasta el 2001), cerca de 1,000 estudiantes por año sufren de heridas relacionadas con los accidentes, viajando como pasajeros en ómnibus escolares. Otras heridas, algunas de ellas fatales, también ocurren cuando los estudiantes caminan hacia o se alejan de un ómnibus escolar.

Qué influencia la seguridad del ómnibus escolar

Mientras que muchas personas consideran el transporte escolar por ómnibus una de las formas más seguras de transporte, los accidentes no dejan de ocurrir. Generalmente los niños no están bajo la supervisión de maestros o de padres cuando viajan en un ómnibus escolar, y esto frecuentemente ocasiona mala conducta y episodios de falta de buen criterio de parte de algunos estudiantes. El comportamiento disruptivo podría distraer al conductor o podría fomentar en algún estudiante la toma de riesgos innecesarios, como hacer señales con un brazo desde una ventana abierta del ómnibus.

Frecuentemente los conductores de los ómnibus escolares reportan sentirse abrumados por lo que ellos consideran una falta de respeto por parte de los estudiantes y un fracaso en seguir las reglas y regulaciones del ómnibus escolar. Generalmente, un ómnibus escolar grande transporta a 54 estudiantes, un número de estudiantes mucho más grande de lo que un maestro certificado estaría permitido de supervisar sin asistencia. Sin embargo, los conductores de los ómnibus escolares realizan esta tarea diariamente en todo el país.

Casi dos tercios de los estudiantes que fallecieron en incidentes relacionados con ómnibus escolares murieron por causa de los ómnibus escolares mismos, 6% murieron por causa de vehículos que funcionaban como ómnibus escolares y 30% por otros vehículos implicados en accidentes con ómnibus escolares. Los niños de cinco y de seis años representan más de la mitad de todos los peatones en edad escolar que fallecieron en accidentes de ómnibus escolares durante los últimos diez años. Casi la mitad de todos los niños en edad escolar que fallecieron en accidentes relacionados con el ómnibus escolar, murieron en camino de la escuela al hogar. Los factores más reportados por la policía como causas de que los conductores de ómnibus escolares chocaran a peatones en edad escolar fueron la “distracción” y el “no ceder el paso”.

El gobierno federal establece como obligatorio el uso de cinturones de seguridad en los ómnibus pequeños (menos de 10,000 libras), y en algunos estados también es obligatorio su uso en ómnibus escolares más grandes. Irónicamente, los estudios que se remontan al año 1969, han concluido repetidamente que la compartimentación proporciona una mejor protección en accidentes que los cinturones de seguridad de dos puntos en los ómnibus escolares. Hasta la fecha, no ha habido estudios realizados sobre los cinturones de seguridad de tres puntos y la seguridad.

Seguridad del ómnibus escolar: prevención

La prevención es la mejor solución. Los niños y sus padres, así como los educadores y los miembros de la comunidad necesitan estar enterados de los riesgos que involucran los ómnibus escolares y los niños. Los automovilistas necesitan también obedecer todas las regulaciones estatales sobre conducir en la proximidad de los ómnibus escolares y sus zonas designadas para bajarse.

Programas de seguridad. Una buena manera de aumentar el nivel de conciencia de la comunidad es a través de la implementación de un programa de seguridad para los ómnibus escolares. La “operación de seguridad de los ómnibus escolares” es un programa disponible a través de la Asociación Nacional de Padres y Maestros (National PTA) y de Navistar International. Está diseñado para ayudar a las comunidades a mejorar los registros de seguridad del ómnibus escolar y proteger a los niños. Otro programa patrocinado por la PTA y el International Truck and Engine Corporation es “Sea una buena persona. Siga las reglas” (“Be Cool. Follow the Rules”) que promociona la seguridad del ómnibus escolar a través de anuncios se servicio público en la televisión, propagandas de revistas y otros materiales. (Ver “Recursos” para obtener más información sobre estos programas.)

La Semana Nacional de Seguridad del ómnibus Escolar (patrocinada por la Asociación Nacional para el Transporte de los Estudiantes - National Association for Pupil Transportation) se lleva a cabo todos los años durante la tercera semana de octubre. éste es un buen momento para destacar los programas de seguridad del ómnibus escolar. En general, los niños deben entender que viajar en un ómnibus escolar es un privilegio, pero que el ómnibus es una extensión de la escuela, y que se espera de ellos un comportamiento tan bueno como el que ocurre en su salón de clases.

Reglas de seguridad del ómnibus escolar

Los educadores y los padres pueden también ayudar recordando a los estudiantes de seguir las reglas simples que se resumen a continuación:

En camino al ómnibus:

  • Estar alerta; llegar a la parada del ómnibus por lo menos 5 minutos antes.
  • Obedecer siempre todas las luces y señales de tráfico.
  • Planificar caminar con compañeros de clases siempre que sea posible, dando cara al tráfico.
  • Cruzar las calles siempre usando el paso de peatones y las intersecciones.
  • Mirar a ambos lados antes de cruzar la calle.

En la parada del ómnibus:

  • Mantener una distancia apropiada de la curva.
  • No empujar o dar codazos al subir o bajar del ómnibus, y usar siempre los escalones y pasamanos.
  • Obedecer siempre al conductor del ómnibus, y esperar que dé las señales para cruzar.
  • Cruzar siempre a por lo menos 10 pies delante del ómnibus escolar.
  • Nunca, pero nunca, arrastrarse debajo del ómnibus.

Al viajar en el ómnibus escolar:

  • Tomar su asiento tranquila y rápidamente, permanecer sentado y no levantarse del asiento mientras el ómnibus esté en movimiento.
  • Mantener los pies en el suelo y nunca extender las manos, brazos o cabeza, o ningún objeto fuera de la ventana del ómnibus.
  • Hablar en voz baja, ser cortés con el conductor del ómnibus y con los compañeros, y tratar de no distraer al conductor con malos comportamientos.

Recursos

National Highway Traffic Safety Administration. Back to school safely. (Guías y actividades para los niños sobre la seguridad de los ómnibus y bicicletas) Disponible: www.nhtsa.dot.gov/people/outreach/kidsPage/ bussafety/bckschool_safely/index.html

National Parent Teacher Association. Be Cool, Follow the Rules [programa]. Disponible: www.pta.org/parentinvolvement/helpchild/ hc_ks_bus_safety.asp

National Parent Teacher Association. Operation School Bus Safety [programa]. Disponible: www.pta.org/parentinvolvement/helpchild/bhc/ta5.asp

Sitios web

National Association of Pupil Transportation— www.napt.org

National Highway Traffic Safety Administration— www.nhtsa.dot.gov

National Parent Teachers Association—www.pta.org

School Bus Transportation News—www.stnonline.com

Este artículo fue escrito primero por Henry Srednicki (1998). Helping Children at Home and School: Handouts for Your School Psychologist. Bethesda, MD: Asociación Nacional de Psicólogos Escolares, y fue puesto al día para incluirse en el sitio web de TeachersFirst. Henry Srednicki, PhD, es Director de la Escuela Primaria McKenzie en East Rutherford, NJ, es también un psicólogo escolar y tiene su práctica privada trabajando con niños y sus familias.