Populations
Skip Navigation Links

La lectura–fomentar actitudes positivas: Estrategias para los padres y los maestros

(Reading–Encouraging Positive Attitudes: Strategies for Parents and Teachers)

Revisado por Laurice Joseph, PhD
Universidad Estatal de Ohio

En el salón de clases, la enseñanza de la lectura típicamente se centra en destrezas específicas, como pronunciar palabras en voz alta y armar un vocabulario. Sin embargo, el desarrollo de actitudes positivas de lectura frecuentemente se deja pasar por alto. Los niños con actitudes positivas de lectura tienden a desear leer, disfrutar de la lectura, adquirir destrezas y convertirse en lectores para toda la vida. Por otra parte, los niños con escasas actitudes hacia la lectura pueden leer sólo cuando tienen que leer, tienden a evitar leer, y podrían negarse totalmente a leer. La actitud de un niño hacia la lectura podría tener un profundo impacto en su progreso académico general.

El papel de los padres en el fomento de actitudes positivas de lectura

A medida que los niños progresan, desde la niñez temprana hasta sus años escolares posteriores, desarrollan gustos fuertes y aversiones, incluyendo actitudes positivas y negativas hacia la lectura. Los padres podrían subestimar el papel crítico que juegan en el desarrollo y la formación de la actitud hacia la lectura de su niño o niña. Por ejemplo, los niños pequeños consideran a sus padres como expertos. Por lo tanto, la información y los valores que comparten los padres con sus niños sobre la importancia de la lectura pueden afectar significativamente las actitudes que los niños desarrollan.

Los padres son también modelos de conducta para sus niños. Al observar las actitudes que exhiben sus padres —tanto verbales como no verbales— hacia la lectura, los niños tenderán a desarrollar y demostrar actitudes similares. Además, debido a que los niños (en especial los niños en edad preescolar) buscan y desean la aprobación de sus padres, tienden a desarrollar actitudes y valores que sus padres alaban y refuerzan.

Cómo pueden los padres fomentar actitudes positivas de lectura

  • Proporcione en el hogar una variedad de materiales de lectura: esto puede incluir revistas, periódicos, libros, diccionarios, enciclopedias y otros materiales de referencia. Sus niños tendrán más posibilidades de leer por placer y de obtener información si hay material de lectura a su alrededor.
  • Comente con sus niños sobre cuánto usted disfruta y aprende de la lectura: su entusiasmo e interés para leer se transferirá a sus niños. Sólo el observarlo a usted leer ayuda a sus niños a estar conscientes del valor que usted le da a la lectura.
  • Lea con y a sus niños: los niños pequeños, así como los niños mayores disfrutan de escuchar cuentos que se les lee y/o que se leen con ellos. Participe en la lectura de libros de cuentos con los niños pequeños y mayores que tienen dificultades con la lectura. Túrnense leyendo unas cuantas páginas. También, considere establecer un tiempo para leer en familia, que se lleve a cabo con regularidad. Cada miembro de la familia puede leer una parte de un libro.
  • Hable sobre los materiales de lectura con sus niños: formule preguntas literales y de inferencia, y entable una conversación sobre el contenido del cuento. Esto puede ocurrir mientras que usted y su niño estén participando en la lectura de un cuento, y también antes de que usted comience a leer un cuento o al final de la lectura.
  • Visite la biblioteca: pida a sus niños que seleccionen sus propios materiales de lectura basándose en sus intereses individuales. Frecuentemente, se ofrece en las bibliotecas locales un tiempo para leer cuentos, lo que puede ser una actividad muy agradable para los niños pequeños.
  • Reconozca los esfuerzos de su niño o niña cuando lea o comparta información obtenida de la lectura: debido a que los niños quieren agradar a sus padres, su reconocimiento y reacción positiva tendrá un impacto significativo en el deseo de su niño de leer.

El papel de los maestros en fomentar actitudes positivas de lectura

Los niños tienden a atribuir a sus maestros una experiencia y sabiduría considerables, especialmente en los grados preescolares y de la escuela primaria. La mayoría de niños están deseosos de agradar a sus maestros así como a sus padres, y seguirán rápidamente el ejemplo de las actitudes y comportamientos que observan en la escuela. Debido a que los maestros enseñan a leer directamente, pueden pasar por alto oportunidades de reforzar la lectura por placer, y no sólo para cumplir con las tareas.

Cómo pueden los maestros fomentar actitudes positivas de lectura

  • Provea materiales variados de mucho interés de varios niveles escolares en el salón de clases: esto se puede lograr obteniendo revistas, periódicos, libros, diccionarios, enciclopedias y otros materiales de referencia cuyo contenido coincida con los intereses de los estudiantes. Los intereses de los estudiantes se pueden determinar a través de entrevistas o encuestas.
  • Dé el ejemplo y demuestre su afición a la lectura: ayude a los niños a darse cuenta de cuánto valor tiene la lectura.
  • Ayude a desarrollar las actitudes de los niños hacia la lectura: proporcione refuerzo sistemático (como los elogios) cuando los niños participen en actividades de lectura.
  • Pase tiempo ayudando a los niños a adquirir destrezas básicas de lectura: esto facilitará el proceso cognitivo de obtener conocimientos y placer de la lectura, si las destrezas básicas de lectura, como el reconocimiento de palabras, no se alcanzaron en el nivel adecuado. Aumentar la fluidez a través de la lectura repetida de pasajes podría ayudar a los niños a alcanzar destrezas de reconocimiento de palabras. Esto probablemente facilite la confianza, competencia y percepciones positivas de los niños sobre ellos mismos como lectores.
  • Ayude a los niños a darse cuenta de que son posibles los resultados positivos, si se hace un considerable esfuerzo para dedicarse a las actividades de lectura: si los niños no atribuyen su éxito a sus esfuerzos, usted podría considerar la implementación de técnicas de reeducación de atribuciones, que consisten en ayudar a los niños a darse cuenta que los resultados exitosos se deben a esfuerzos en vez de factores externos fuera de su control. (Consulte Carr & Borkowski, 1989, para obtener información sobre este método; vea “Recursos” en la sección siguiente.)

Dar el obsequio de la lectura

Manténgase alerta a las muchas actividades de la sociedad moderna que compiten con los momentos para leer: juegos de vídeo, televisión, deportes, computadoras. Los padres y los maestros de hoy en día enfrentan retos importantes para crear en el hogar y en la escuela un ambiente que apoye e inculque el amor a la lectura. Sin embargo, sus esfuerzos darán a los niños el obsequio del hábito de leer que durará toda la vida.

Recursos

Carr, M., & Borkowski, J. G. (1989). Attributional training and the generalization of reading strategies with underachieving children. Learning and Individual Differences, 1, 327–341.

Gambrell, L. B., Morrow, L. M., Neuman, S. B., & Pressley, M. (2003). Best practices in literacy instruction (2nd ed.). New York: Guilford. ISBN: 1572308753.

Norton, D., & Norton, S. (2002). Through the eyes of a child: An introduction to children’s literature (6th ed.). Upper Saddle River, NJ: Prentice Hall. ISBN: 013042207X.

Pressley, M. (2002). Reading instruction that works: The case for balanced teaching (2nd ed.). New York: Guilford. ISBN: 1572307331.

Wood, T. (2004). See Johnny read! The 5 most effective ways to end your son’s reading problems. New York: McGraw Hill/Contemporary Books. ISBN: 0071417214.

Sitios web

Reading Rockets—www.readingrockets.org

Proporciona una gama amplia de ideas, artículos y estrategias para los padres y maestros.

Reading Pains—www.readingpains.com

Proporciona información y artículos para los padres. Este sitio fue creado por Tracy Wood, autor y padre de un niño con problemas de lectura.

Laurice Joseph, PhD, es miembro de la facultad del College of Education de la Universidad Estatal de Ohio, Columbus, OH. Esta guía se adaptó de la guía original de Joann Mullen (1998). Helping Children at Home and School: Handouts From Your School Psychologist. Bethesda, MD: Asociación Nacional de Psicólogos Escolares.