Populations
Skip Navigation Links

Evaluaciones psicológicas: Lo que todo padre debe saber

(Psychological Evaluations: What Every Parent Should Know)

Por Andrea Canter, PhD, NCSP
Escuelas Públicas de Minneapolis

El prospecto de una "evaluación psicológica" puede causar una gran ansiedad en los padres. Cuando el personal de la escuela o los médicos recomiendan tal evaluación, los padres se pueden imaginar procedimientos extraños e invasores seguidos de diagnósticos que incrementan más su aprehensión. Nadie quiere escuchar que su niño o niña tiene una incapacidad, un desorden de salud mental o un problema de comportamiento. Con todo, cuando son realizadas por profesionales calificados con base en la escuela o en la comunidad, las evaluaciones psicológicas pueden ser herramientas invalorables para entender y tratar las necesidades de salud mental y de aprendizaje de los estudiantes individualmente y pueden afectar de manera positiva su aprendizaje y vida escolar. Sin embargo, algunas veces, las evaluaciones se llevan a cabo por las razones equivocadas, usando métodos que no son apropiados, o con poca consideración de cómo los padres y el personal de la escuela puedan usar los resultados. Aun las evaluaciones psicológicas adecuadas, si se ignoran o no se entienden bien, pueden ocasionar desacuerdos serios entre los padres y el personal de la escuela. Pueden tener como resultado un apoyo inapropiado o inadecuado para el aprendizaje y/o comportamiento del estudiante.

Las evaluaciones psicológicas son mucho más útiles cuando los padres entienden el propósito, los aspectos fuertes y las limitaciones de los varios procedimientos, y si tienen expectativas realistas del valor de los resultados. Los padres que entienden la naturaleza de las evaluaciones psicológicas estarán menos aprehensivos y tendrán mejor capacidad de participar eficazmente tanto en la evaluación como en los servicios que resulten para su niño o niña.

Planificación de la evaluación psicológica

Propósito de la evaluación. Una evaluación psicológica es un conjunto de procedimientos, que frecuentemente incluyen pruebas, administradas por un psicólogo que tiene licencia o un psicólogo escolar con credenciales para obtener información sobre el aprendizaje, el comportamiento o la salud mental de un estudiante. En el marco escolar, las evaluaciones pueden ser pedidas por los padres, por el personal de la escuela, o por estudiantes mayores que tienen mayoría de edad. Los psicólogos escolares frecuentemente realizan evaluaciones como parte de la determinación del equipo de educación especial para decidir si el estudiante tiene una incapacidad y es elegible para recibir servicios especiales. Sin embargo, también pueden realizar evaluaciones para ayudar a desarrollar planes de enseñanza o comportamiento para los estudiantes, para identificar preocupaciones mentales importantes, o para determinar elegibilidad para programas especiales o preparación para la escuela.

Procedimiento apropiado. Cuando el equipo escolar considere los servicios de educación especial, se deben realizar evaluaciones siguiendo los procedimientos apropiados, es decir que los padres de los estudiantes menores deben ser notificados de la necesidad de una evaluación, invitados a una reunión de planificación, y dar su consentimiento para la evaluación. Cualquier evaluación psicológica realizada para otros propósitos también requiere del consentimiento de los padres. Los estudiantes que han alcanzado la mayoría de edad deben ser incluidos en la planificación de la evaluación y dar su propio consentimiento.

Participación en la planificación. Usted debe ser siempre invitado a las conferencias en la escuela para discutir la necesidad de una evaluación psicológica, y se le debe notificar con bastante anticipación la fecha y hora de la reunión. Usted se debe sentir cómodo de formular preguntas sobre la razón de la evaluación y cómo se usarán los resultados para ayudar a su niño o niña. Algunas veces es conveniente llevar a la reunión a un amigo de confianza o miembro de la familia tanto para recibir apoyo moral como para clarificar preguntas y respuestas. Después de todo, dos conjuntos de oídos son mejores que uno solo. Recuerde siempre que usted debe dar su consentimiento antes de que una evaluación pueda comenzar. Si no entiende todos los problemas, o si necesita pensar en ellos, usted tiene el derecho de pedir más tiempo antes de tomar una decisión.

Evaluaciones en la comunidad. Las mismas consideraciones se aplican cuando las evaluaciones se llevan a cabo en la comunidad. Si su médico recomienda una evaluación, asegúrese de entender por qué y cómo la evaluación ayudará a su niño o niña. Establezca una cita con la persona que realizará la evaluación para formular preguntas y sentirse cómodo con el proceso. Asegúrese de confirmar con su proveedor de salud qué servicios están cubiertos por su seguro y cuáles podrían ser los costos si usted fuera responsable de pagar toda o parte de la evaluación. Si la evaluación es para tratar un problema relacionado con la escuela, usted debe primero averiguar si su niño o niña tiene derecho a recibir la evaluación a través del distrito escolar, lo que sería un servicio gratuito. Con respecto a las evaluaciones en la comunidad, es muy importante que usted entienda quién recibirá el informe con los resultados. Recuerde que sólo usted, el padre o la madre, puede otorgar permiso para compartir estos resultados con otros. (La excepción sería una evaluación ordenada por una corte judicial.)

Limitaciones de las evaluaciones psicológicas

Es importante reconocer lo que las evaluaciones psicológicas proporcionan y no proporcionan. Las evaluaciones psicológicas pueden proveer estimados de habilidad intelectual. Las evaluaciones psicológicas también documentan la presencia o ausencia tanto de características positivas como negativas, como aspectos fuertes de razonamiento o vocabulario o debilidades de la memoria, autoestima o depresión. Sin embargo, las evaluaciones psicológicas muy pocas veces ofrecen orientación para seleccionar métodos específicos de enseñanza o determinar asignaciones apropiadas en la clase o ubicación en el grado apropiado; generalmente no pueden proporcionar información sobre la calidad de la enseñanza, y muy rara vez dan una idea con respecto a por qué existen ciertas características o problemas. Las conclusiones pueden ayudar a los profesionales a desarrollar ideas sobre el "por qué", pero responder a tales preguntas (de ser posible), típicamente requiere un conjunto mucho más amplio de información que el que se pueda recolectar de una evaluación psicológica por sí sola. Frecuentemente la causa, si se conoce, no es importante para encontrar una solución porque es un factor que está fuera del control de la escuela, la familia o el estudiante.

Algunas veces usted podría desear que la escuela proporcione una evaluación de una situación en particular. Tal pedido pudiera ser imposible o inapropiado de satisfacer. Por ejemplo, usted podría pedir una evaluación como ayuda en el proceso de admisiones universitarias o para ser elegible para realizar un entrenamiento vocacional después de la graduación de la escuela. La mayoría de los distritos escolares no tienen personal apropiado para proveer tales servicios, porque los servicios no son importantes de manera directa a las provisiones de la educación escolar pública. En esas instancias, las escuelas generalmente lo referirán o derivarán a un recurso apropiado en otro lugar de la comunidad.

Procedimientos de evaluación psicológica

Los psicólogos usan distintos procedimientos o combinaciones de procedimientos, dependiendo de la razón de la evaluación. En el caso de las evaluaciones de educación especial, la ley podría requerir algunos tipos de procedimientos para determinar la elegibilidad para el servicio, o si el comportamiento difícil de un estudiante se relaciona con la discapacidad. Por ejemplo, estos procedimientos pueden incluir mediciones de la habilidad y el rendimiento para identificar una posible discapacidad cognitiva o del aprendizaje. Generalmente, los procedimientos de evaluación de los psicólogos caen en las siguientes categorías.

Pruebas estandarizadas. Frecuentemente los psicólogos usan las pruebas estandarizadas de varias habilidades para comparar el rendimiento de un individuo con el de un grupo paritario apropiado. Estas pruebas se desarrollan y se norman (muchos individuos determinarán cómo los individuos deben típicamente rendir) bajo condiciones estándares —usando instrucciones prescritas, materiales, calificaciones— para asegurar resultados consistentes y precisos. Algunos ejemplos comunes incluyen la Escala de Inteligencia Wechsler para Niños, la Batería Psicoeducativa Woodcock-Muñoz o la Woodcock- Johnson, y las Pruebas Kaufman de Logro Educacional.

Escalas de evaluación. Las escalas de evaluación se usan muy frecuentemente para determinar si ciertos comportamientos o destrezas están presentes o son típicas del estudiante. Las evaluaciones dependen de las percepciones y opiniones del evaluador. El evaluador o los evaluadores deben estar muy familiarizados con el estudiante para proporcionar información útil; el uso de múltiples evaluadores ayuda a reducir la influencia de percepciones parcializadas. Idealmente, las escalas de evaluación se norman (desarrollan) en poblaciones de estudiantes similares para que los resultados indiquen si la destreza, comportamiento o estatus emocional del estudiante es "típico" o significativamente diferente de sus grupos paritarios. Ejemplos de escalas de evaluación comúnmente usadas incluyen Behavior Assessment System for Children (BASC, por sus siglas en inglés) y la Vineland Adaptive Behavior Scales.

Escalas de autoevaluación. A los estudiantes de más edad, frecuentemente se les pide que proporcionen evaluaciones de su propio comportamiento y destrezas. Estas medidas son similares (o incluso idénticas) a otras escalas de evaluación, frecuentemente usadas en conjunto con las escalas de evaluación de los maestros o de los padres. Puede ser útil comparar cómo los estudiantes se perciben a sí mismos en relación a cómo otros los perciben.

Observaciones. Los psicólogos pueden recolectar información sobre el aprendizaje y el comportamiento de los estudiantes observando directamente a los estudiantes en situaciones naturales, como durante la clase o durante sus interacciones sociales. Las observaciones no sólo en enfocan lo que en los estudiantes están haciendo, pero cómo otros en ese marco interactúan con ellos.

Entrevistas. Las entrevistas directas con los estudiantes permiten a los estudiantes proporcionar información sobre sus historias, sus relaciones interpersonales, sus preocupaciones y sus metas. A medida que los estudiantes maduran, tienen más probabilidades de proporcionar información confiable y reveladora sobre sí mismos. El psicólogo típicamente resumirá la información clave obtenida de la entrevista con el estudiante, como también información importante obtenida entrevistando a otros que lo conocen bien (generalmente los maestros y los padres).

"Evaluación completa." El psicólogo selecciona aquellos procedimientos y herramientas que ayudarán a resolver las preocupaciones de la persona que lo refirió o derivó (como pobres destrezas de lectura, baja autoestima, peleas frecuentes). La información recolectada debería incluir un repaso de lo que ya se sabe, información nueva de una variedad de fuentes sobre las áreas de preocupación, y la verificación de factores de la vida (lenguaje o economía) que podrían afectar la evaluación o el aprendizaje y conducta del estudiante.

Factores que influencian los resultados de la evaluación

Los psicólogos deben tomar en cuenta un número de factores que pueden influenciar la exactitud y utilidad de una evaluación, y de este modo afectar cómo son usados los resultados de la evaluación para cambiar o apoyar el programa escolar del estudiante. Estos factores incluyen la familiaridad del estudiante con los materiales de la prueba y las tareas, la fluidez del estudiante en inglés, la calidad de la prueba y los materiales (en términos de justicia al estudiante y las características que determinan si una prueba es precisa y confiable), la atención y motivación del estudiante durante la evaluación, la correspondencia entre lo que se está poniendo a prueba y lo que se enseñó, y el nivel de comodidad del estudiante durante la evaluación.

Cómo la evaluación de los resultados se traduce en información útil

Los padres y maestros deben esperar que todos los informes de las evaluaciones psicológicas proporcionen información clara y recomendaciones que son importantes y viables dentro del sistema escolar. Para ser útiles, los resúmenes de las evaluaciones no necesitan ser largos y detallados. Los reportes de las evaluaciones resumen sucintamente el propósito, proceso, limitaciones, resultados y recomendaciones que resulten de la evaluación.

Después de la evaluación: digerir y usar la información

Generalmente el psicólogo y otros profesionales involucrados en la evaluación proporcionan tanto un reporte escrito como uno verbal. También deberían estar disponibles para responder sus preguntas.

Es importante que usted se sienta cómodo pidiendo al psicólogo o a otros que expliquen más los resultados y lo que significan para la educación o salud mental de su niño o niña. Las preguntas para tomar en consideración pueden incluir:

  • La escuela, ¿cómo usará esta información para ayudar a mi niño o niña?
  • ¿Cómo puedo usar esta información para ayudar a mi niño o niña?
  • ¿Quién más (si alguna otra persona) recibirá esta información?
  • ¿Cuánto tiempo permanecerá en el registro escolar de mi niño o niña el informe de esta evaluación?
  • ¿Cómo podríamos asegurarnos de que esta información es precisa y representa de manera justa las habilidades o personalidad de mi niño o niña?
  • ¿Son estos resultados sorprendentes o consistentes con mis observaciones de mi niño o niña?
  • Los resultados de esta evaluación, ¿ayudan a resolver mis preocupaciones sobre mi niño o niña?

La evaluación puede proporcionar mucha información que puede ser difícil de digerir en una sola vez. Frecuentemente es mejor planificar una segunda reunión con el personal de la escuela para decidir qué acciones tomar, qué servicios utilizar o los cambios de ubicación basándose en la evaluación en lugar de tratar de decidir lo que se debe hacer en el momento.

Antes de la siguiente reunión, lea el informe del psicólogo, póngase en contacto con él para aclarar lo que esté todavía confuso, y dependiendo de la edad de su niño o niña, comente los resultados con su niño y lo que significan a un nivel apropiado para su edad.

Como resultado de revisar su propia evaluación, los estudiantes mayores pueden frecuentemente alcanzar una percepción de sus propios problemas escolares y tener ideas para resolver sus dificultades.

Qué sucede si usted no está de acuerdo con la evaluación

Algunas veces usted puede no estar de acuerdo con los resultados de una evaluación. Es importante que tenga la oportunidad de comentar sus preocupaciones con todas las personas involucradas y tratar de llegar a un acuerdo sobre la evaluación o las recomendaciones.

Usted puede identificar factores que alteran la interpretación de los resultados. Algunas veces hay circunstancias de las que el personal de la escuela no está enterado, como el divorcio o la muerte en la familia. El estrés que sienten los niños en estas situaciones puede influenciar sus respuestas en la evaluación. Algunas veces hay un error que influencia los resultados, como una fecha de nacimiento incorrecta. Y algunas veces usted y el personal de la escuela pueden simplemente estar en desacuerdo sobre cómo interpretar los resultados de la evaluación.

Las regulaciones de la educación especial le permiten a usted y a otros documentar opiniones en disidencia y fomentar la consideración de segundas opiniones. Usted puede obtener otra evaluación e incluir ese informe en su registro.

A pesar de que algunas veces es tentador hacerlo, es raramente apropiado pedir al psicólogo que cambie sus declaraciones o recomendaciones en el informe, a menos que claramente haya habido un error o circunstancias que parecieran desacreditar los resultados de la evaluación.

Resumen

Las evaluaciones psicológicas son parte diaria del sistema de apoyo al estudiante en la escuela. Cuando usted entienda el propósito, los aspectos fuertes y las limitaciones de estos procedimientos y tenga expectativas realistas de su valor, estará mejor preparado para ayudar a su niño o niña y para trabajar eficientemente con la escuela y los recursos de la comunidad.

Recursos

Wodrich, D. L. (1997). Children’s psychological testing : A guide for nonpsychologists (3rd ed.). Baltimore: Brookes. ISBN: 1557662770.

Wright, P. W., & Wright, P. D. (2001). Wrightslaw: From emotions to advocacy—The special education survival guide. Boyne City, MI: Harbor House Law Press. ISBN: 1892320088.

Sitios web

Asociación Nacional de Psicólogos Escolares — www.nasponline.org

Centro PACER (Parent Advocacy Coalition for Educational Rights)—www.pacer.org

Andrea Canter, PhD, NCSP, es una psicóloga escolar de las Escuelas Públicas de Minneapolis y es Editora de NASP Communiqué, y consultora de proyectos especiales para NASP. Esta guía se adaptó de un artículo presentado de parte de NASP al sitio web de Maestros Primero (Teachers First) (incluido en septiembre de 2003).