Populations
Skip Navigation Links

Adolescentes inmigrantes–Ayudándolos a adaptarse a su primer a&ntidle;o: Recomendaciones para padres

(Immigrant Teenagers–Helping Them Adjust to Their First Year: Recommendations for Parents)

Por Bradley Pilon, NCSP
Distrito Escolar Unificado de Los Angeles

Los adolescentes inmigrantes hacen frente a reajustes que magnifican los problemas de la adolescencia. Además de la rebelión normal de la adolescencia, el choque cultural, un idioma nuevo y un sistema educativo diferente, agravan el reto de comenzar una nueva vida en los Estados Unidos.

La situación se complica aún más debido a que en muchos casos, los padres inmigrantes desconocen los sistemas escolares de este país y la cultura americana en general. Además, recientemente muchos padres se han vuelto a reunir con niños que no habían visto desde hace años. Estos padres se hayan altamente motivados a reestablecer su influencia sobre sus hijos, y de esta manera guiarlos hacia una vida mejor que creen que este país les puede ofrecer.

Esta guía está diseñada para dar recomendaciones a los padres de adolescentes inmigrantes, para apoyar y motivar a los adolescentes que recién llegaron a este país y conducirlos al éxito como miembros valiosos, bilingües y biculturales de la sociedad.

A pesar de que las siguientes recomendaciones para los padres fueron diseñadas principalmente para tratar las necesidades de la población latina, la mayor parte de estas recomendaciones también se aplican a familias de cualquier cultura. Por ejemplo, los consejos con respecto a principios de crianza positivos, la adaptación a la cultura estadounidense y su sistema educativo, pueden beneficiar a todos los grupos culturales. A la inversa, los consejos específicos relacionados a temas de reunificación familiar son los consejos frecuentemente más necesitados por los padres latinos, quienes frecuentemente se han tenido que separar de sus hijos por períodos extensos antes de traerlos a los Estados Unidos para su reunificación.

Apoye la cultura de su niño o niña y fomente las relaciones familiares

Pase tiempo a solas con su niño o niña. No hay sustituto para el tiempo que pasen solos; los paseos con la familia entera no cuentan. Esto es especialmente cierto si se ha reunido con su niño o niña después de una larga separación.

Proporcione a su niño o niña oportunidades de contar las historias de acontecimientos que ocurrieron durante su ausencia. Muchos niños no quieren mencionar los sucesos negativos que ocurrieron para proteger a sus padres; sin embargo también guardan cólera de que sus padres no estuvieran allí para protegerlos. Frecuentemente parecen comprender la necesidad de la separación para que la familia pudiera inmigrar, pero todavía necesitan palabras tranquilizadoras para superar sus sentimientos de abandono, sin importar cuán lógicos y maduros pudieran parecer.

El dinero no equivale al amor. El hecho de que pueda haber costado mucho traer a una familia a los Estados Unidos, no quiere decir que su niño o niña sienta, como resultado, que es más amado. Tanto los adultos como los niños necesitan separar el afecto del dinero.

Mantenga en privado los detalles de su vida íntima. Los niños no necesitan tener la responsabilidad de saber sobre sus dificultades maritales, pasadas o presentes, y pueden sentirse culpables o abrumados si han tomado partido. Por otro lado, muchos niños pueden juzgar a sus padres y sus relaciones, y esto es parte de la dificultad de criar a un adolescente. Recuerde: la opinión de su niño o niña no debe ser usada en reemplazo de la comunicación entre adultos.

Establezca rutinas en su vida. Las interrupciones, como viajes de último minuto o visitas que se queden a pasar la noche, pueden romper la concentración de su niño o niña y sus estudios pueden verse afectados.

Repase las reglas básicas de la buena disciplina. Sea consistente al otorgar recompensas y castigos, y sea tan específico como pueda sobre los comportamientos que espera. Seleccione las recompensas y los castigos apropiados para cada acción. Manténgase al corriente con lo que funciona mejor como recompensa para su niño o niña, y mantenga al día las recompensas que otorga. Trate de depender más en las consecuencias positivas que en el castigo, o en negarle cosas a su niño o niña.

Demuestre confianza. Delegue responsabilidades apropiadas a su niño o niña siempre que sea posible. Espere errores e incorpórelos al procedo de aprendizaje. Otorgue a su niño el beneficio de la duda cuando sea posible, en lugar de sentir sospechas. Sus preocupaciones expresadas oralmente una y otra vez, sobre la clase de problemas en los que su niño puede involucrarse, pueden sin querer, llevar a su niño exactamente hacia esas acciones que usted teme tanto.

Sea un buen ejemplo de lo que usted desea de su niño o niña. Si fuera posible, trate de asistir a una escuela de adultos en las noches, y tenga una meta académica para sí mismo, ya sea terminar un nivel específico de inglés como segundo idioma (ESL, por sus siglas en inglés), completar el octavo grado, sacar su diploma de la escuela secundaria, o asistir a la universidad. Esto dirá más sobre la importancia de la educación que cualquier discurso que le pueda dar a su niño o niña.

Identifique historias de éxito y modelos de roles positivos. Es importante ser positivo y dejar saber a su niño o niña que hay muchas otras personas que han estado en su situación y que sin embargo han llegado a ser exitosos. Evite señalar fracasos, a menos que pueda señalar un éxito también. Miembros de las pandillas, niñas con bebés y los estudiantes que abandonan la escuela sobresalen como malos ejemplos por sí mismos, y no necesitan que se les dé importancia. Por otro lado, si las personas que representan roles positivos se mencionan en momentos específicos para reforzar un buen ejemplo, se aumentan las probabilidades de que su niño siga ese ejemplo y tenga éxito de la misma manera.

Establezca metas futuras para usted y su niño o niña. Su niño necesita saber cuánto tiempo se espera que él o ella estudie para obtener un diploma de la escuela secundaria sin tener que trabajar para ayudar a mantener a la familia. También necesita saber cuáles son sus metas personales para avanzar en su trabajo, ocupar su vivienda actual, viajar a su país de origen, y traer hermanos y parientes para reunirse con la familia.

Demuestre orgullo de su estatus de inmigrante y transmita esto a su niño o niña. Como inmigrante, usted puede estar orgulloso de la amplia perspectiva mundial que usted comparte con sus hijos. Como miembro bilingüe, bicultural y que ha viajado, usted tiene ciertas ventajas sobre las personas que sólo conocen la cultura estadounidense. Hay muchas ventajas culturales y económicas que se pueden derivar de estas cualidades.

Esté consciente de la edad legal. La mayoría de edad en los Estados Unidos se alcanza a los 18 años. Es el momento de tomar decisiones con respecto a lo que esto significará para su familia en términos de la transición de la adolescencia a la edad adulta. El cambio de la supervisión paternal a la independencia de los adolescentes de 18 años, debe acompañarse de una mayor responsabilidad en el hogar en términos de tareas y finanzas.

Apoye el éxito de su niño o niña en la escuela

Proporcione una atmósfera tranquila para hacer las tareas. Una mesa desocupada y un ambiente silencioso durante un período consistente de tiempo, todas las tardes, puede ser absolutamente necesario. Si esto es imposible en el hogar, haga arreglos y supervise el tiempo de estudio en ubicaciones alternas, como la biblioteca, la casa de un familiar o de un amigo, o programas de tutoría al acabar el día escolar.

Ponga énfasis a la importancia de la lectura. Fomente la lectura poniendo a disposición de su niño o niña material de lectura interesante, como libros, revistas, libros cómicos o periódicos en cualquier idioma. Generalmente las tarjetas de la biblioteca son gratuitas o de costo muy bajo, y proporcionan acceso ilimitado a los materiales. No obligue a su niño a leer material que no le parezca interesante, y nunca lo censure sin una buena causa. Por ejemplo, los libros cómicos pueden ser una manera excelente, no amenazadora, de leer, que generalmente debe permitirse en el hogar.

Limite la televisión. Ver demasiada televisión puede causar desinterés en la lectura y fomentar actitudes no realistas sobre el éxito y la resolución de problemas en la vida real. Si su niño o niña insiste en tener entretenimiento electrónico, la música con palabras impresas es mejor que la televisión.

Asista a todas las funciones escolares. Sólo conociendo a los maestros y aprendiendo sobre el horario de su niño o niña, puede usted hablar en forma efectiva con su niño sobre su progreso en la escuela. Generalmente los maestros recuerdan a los padres que han conocido, y podrían brindar más ayuda a su niño si saben que usted realmente participa.

Espere el mismo éxito académico tanto de los niños como de las niñas. Las niñas de este país no necesariamente se casarán y serán amas de casa después de su graduación, y los niños tendrán que dar prioridad a sus tareas para graduarse a tiempo. La sobreprotección de las niñas y el machismo están en conflicto, de muchas maneras, con el éxito. Tanto las niñas como los niños deben ser apoyados en igual forma para explorar todas las carreras, sin importar los roles sexuales que fueron asignados a estas carreras antes de llegar a los Estados Unidos. Los roles sexuales asignados a carreras específicas son menos rígidos en este país.

Pida ayuda. No dude en pedir ayuda a la escuela para supervisar más de cerca la asistencia o los reportes de progreso de su niño o niña, si está experimentando dificultades. Si fuera necesario, pida informes de progreso y de asistencia de su niño. Generalmente esto se puede obtener a través del consejero de su niño o niña, o comunicándose directamente con el maestro. La mayor parte de las escuelas secundarias tienen un psicólogo, un consejero, una enfermera, un departamento de inglés como segundo idioma, y numerosos maestros y administradores que podrían tener sugerencias valiosas de cómo lidiar con problemas académicos, de comportamiento o de comunicación, y también consejos con respecto a servicios comunitarios de poco costo.

Resumen

Usted no será capaz de evitar los problemas que implican educar a un adolescente. Espere que su niño sea rebelde a veces, y que otras veces necesite cariño; que algunas veces se comporte con madurez y que en otras ocasiones haga cosas tontas, o que esté irritable; que ocasionalmente sea predecible y que después lo sorprenda con algo que no esperaba. Esto despertará recuerdos de su propia experiencia como adolescente y crecerá usted también en el proceso.

Recursos

Multicultural Education Training and Advocacy (sitio multilingüe) —
www.buscapique.com/latinusa/buscafile/oeste/ meta.html

National Clearinghouse for English Language Acquisition and Language Instruction Educational Programs (NCELA)—
www.ncela.gwu.edu

Bradley Pilon, NCSP, es un psicólogo escolar que trabaja con estudiantes y familias inmigrantes en el Distrito Escolar Unificado de Los Angeles.