Populations
Skip Navigation LinksNASP Home Resources School Safety & Crisis Resources Emotional First Aid (Spanish)

Primeros auxilios para una situación emocional: Guía escolar para la intervención en una crisis

Emotional First Aid: A School’s Guide to Crisis Intervention

Información para los padres

por Servio Carroll, Ed.S., NCSP
Grupo de intervención para traumas
Distrito Escolar 2, Sheridan, WY

Introducción

Una crisis sucede cuando nuestros mecanismos de adaptación están agobiados por una situación.  Esta incapacidad para adaptarse es una situación muy peligrosa, porque a medida que nuestro nivel de estrés se eleva, nos alteramos y nos volvemos más impulsivos, y nuestros mecanismos de adaptación y comportamiento disminuyen abruptamente.  Las crisis usualmente ocurren después de cambios substanciales o pérdidas en la vida de una persona.  Las posibles situaciones de crisis son fin de una relación importante (como una muerte o divorcio), no aprobar en la escuela, mudarse a un lugar extraño, un nacimiento en la familia, falta de seguridad, pérdida de la libertad, etc.  Las crisis son ocurrencias normales en la vida diaria de una persona.  La mayoría de las personas experimentan y pueden adaptarse exitosamente a estas situaciones.  La experiencia fortalece nuestra capacidad para manejar situaciones similares en el futuro.

La capacidad de ayudar a la gente que está angustiada no sólo pertenece a los profesionales de la salud mental.  Hemos manejando exitosamente muchas crisis a través de los años, las nuestras y las de nuestras amistades, y hemos desarrollado maneras útiles de manejar las mismas.  Ya que en muchas ocasiones nos encontraremos con la persona afligida mucho antes de que la ayuda “profesional” llegue, esta guía fue creada para ofrecerle lo básico en “Primeros Auxilios para una crisis emocional”.  No se sorprenda si encuentra que algunas de estas sugerencias le parecen que son “sentido común”.

Ayudando a una persona en crisis

Durante una crisis la gente actúa de una manera distinta a la normal.  Dependiendo del evento que ocasionó la crisis y de su capacidad de adaptación, los cambios pueden venir lentamente, súbitamente o con atraso.  Si usted conoce a la persona que está pasando por la crisis, notará que no está actuando como es normal, pero usted no está seguro si debe intervenir.  Para la mayoría de nosotros es incómodo intervenir y nos alejamos de la persona, usando excusas.  Ya sea correcto o no, es culturalmente aceptado.  Sin embargo, el alejarse es más difícil cuando algo inesperado y repentino sucede, . . . ¡y usted está ahí!  Entonces, ¿qué puede hacer usted para ayudar a restablecer el equilibrio a la situación y ayudar a otros a recobrar su balance emocional?

1.      Establezca contacto.  Es importante establecer contacto físico o emocional con la persona en crisis.  Dependiendo de su relación con la persona, usted puede tocarla, sacudirla gentilmente, tomarle la mano, hacer contacto visual, ofrecer o aceptar un refresco, café, etc.

2.      No juzgue.  Para tratar de comprender la crisis de una persona es mejor escuchar de una manera especial.  Es decir, escuchar sin juzgar o poner expectativas en la otra persona.  Ya que la persona puede tener miedo a las habladurías, asegúrele que lo que comenten es confidencial.  Algunas preguntas que usted se puede estar haciendo son: ¿Cómo maneja una crisis esta persona? ¿A quién acude? ¿Qué clase de apoyo tiene?

3.      Aclare el problema.  Las personas en crisis a menudo están tan nerviosas y desorganizadas que son incapaces de ser objetivas  y definir cuál es el problema.  Usted puede ayudar a aclarar el problema.

4.      Haga una lista de las opciones.  Una persona en crisis generalmente es incapaz de ver las alternativas disponibles.  Usted puede ayudarle a hacer una lista específica de esas opciones.

5.      Anime.  Algunas veces cuando una persona está en una crisis se siente “estancada” o “dando vueltas”, incapaz de progresar.  Puede necesitar estímulo para tomar acción o hacer una decisión que le ayude a comenzar de nuevo el proceso de adaptación.  Esto no quiere decir que usted deba tomar decisiones por la otra persona, sino que la persona en crisis necesita un empujoncito para tomar su propia decisión.

6.      Dé información.  Uno de los servicios más importantes que usted puede ofrecer a las personas es darle información de los recursos disponibles en la comunidad.  Esta información podría incluir enfermeras que visitan, asistencia legal, cooperativas de alimentos, YMCA, YWCA, círculos sociales, agencia de bienestar social, etc.  A menudo las personas no conocen dicha información.  Usted puede servir de enlace o apoyo de estos recursos.

Traducido y adaptado de A. Canter & S. Carroll, (Eds.), Helping Children at Home and School: Handouts From Your School Psychologist. (1998). Bethesda, MD: NASP, pp. 515-516.